Construyendo un futuro

Ya con el título de posgrado en la bolsa, debes tomar una importante decisión, explorar tus oportunidades laborales o convertirte en tu propio jefe.

*Ana Lucía Castillo

Las nuevas generaciones tienen lo que se llama el “chip emprendedor”, dice Israel Rodríguez Garza, director de la Incubadora de Empresas de la Universidad Regiomontana (U-ERRE).

Desde jóvenes, olfatean las oportunidades en el mercado y toman acción para satisfacer las exigencias de la población. “Lo anterior también va relacionado con la idea de dejar la huella, es decir, estas personas están encaminadas a la labor social y su ‘start up’ o pequeño negocio es la manera de contribuir”, comparte Rodríguez Garza.

Todo proyecto de emprendimiento es una apuesta, o sea, no hay garantía de que será rentable, advierte el especialista. No obstante, existen apoyos para aumentar la probabilidad de tener éxito.

El proceso de iniciar una empresa puede durar desde seis meses hasta un año, “es vital no darse por vencido a la primera. Todo puede estar perfecto en tu plan, pero en el momento en que sales al mercado, ya sea por situaciones internas o externas, puede que no tengas éxito o tengas dificultades”, señala el experto de la U-ERRE. “Hay que seguir luchando para no morir en el intento”.

Planeación

Paso 1:  Es la identificación del negocio, ya sea ofreciendo un producto o servicio que muestre los talentos del nuevo empresario, o bien que responda a la necesidad del mercado, indica el director de la Incubadora de Empresas de la U-ERRE.

Paso 2:    Llevar la idea a la realidad mediante la construcción de un prototipo funcional con el que se pueda realizar una prueba de mercado, la cual daría un “input” sobre las reacciones del segmento meta y los aspectos a mejorar. “Es común que el emprendedor no sea un especialista en cada departamento que es vital en el manejo de una empresa; por ejemplo, la mercadotecnia o el área de finanzas, pero por eso es importante que se acerque a las incubadoras de negocios: ahí se van a sumar esos conocimientos que la persona no tiene”, añade Garza.

Paso 3:   Plantear la estrategia de comercialización, donde se toman en cuenta las llamadas “4 P’s” del marketing: el producto y sus características, el precio, la plaza donde se ofrecen y la publicidad que se le hará.

De finanzas y networking

network

Importante

Aquí entra en juego otro factor clave: los aliados estratégicos. “Es positivo que un emprendedor asista a eventos de ‘networking’ porque ahí va a encontrar a esos aliados, es decir, quienes te van a ayudar de una forma u otra en tu proyecto, ya sea gente que vas a sumar a tu causa, que se va a convertir en tu socio, tu trabajador e incluso tu comprador “, agrega el experto de la U-ERRE.

Paso 4:    El plan que se desarrolló en la incubadora de negocios,  es perfecto y la estrategia de comercialización es clara, y ahora: ¿dónde se conseguirá el dinero para que esto se vuelva realidad? “Precisamente una de las dificultades más comunes es el financiamiento, y para superar este problema se debe encontrar apoyo, ya sea mediante convocatorias del gobierno que apoyan a las PyMES o la obtención de un crédito por parte de alguna compañía», puntualiza Rodríguez Garza.

Paso 5:    Para obtener ayuda monetaria, es obligatorio presentar un buen plan de negocios, donde se incluya la proyección financiera que delinee números sanos. Esto subraya aún más la importancia de contar con la asesoría de organismos como las incubadoras de negocios.

*Con información de Agencia Reforma.

 

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.