¡Cuidado con el sol!

Para que al finalizar las vacaciones no termines con dolores de espalda, causados por las quemaduras solares, te ofrecemos algunos concejos para que te cuides en esta época de calor.

Ana Lucía Castillo*
Sabemos que el estar expuestos al sol, de manera directa, nos proporcionará un bronceado, el que necesitabas desde hace mucho tiempo, pero ¿sabes lo dañino que es para tu piel? Para que tus vacaciones de verano, no terminen mal por la elevación del calor, en este artículo te damos algunos consejos que deberás tomar en cuenta.
Disfrutar del sol no es malo, siempre y cuando lo hagas con moderación. Sabemos que
existen ciertos rumores alrededor de este tema, como por ejemplo, puede causar cáncer de piel, que es el más conocido. Pero lo cierto es que, si tomas el sol de manera moderada puede traer muchos beneficios, así lo asegura Julio Suárez, médico especializado en pediatría, como: la formación de vitamina D, indispensable para el depósito
de calcio en los huesos, evitando de esta manera el raquitismo.
Sin embargo, consideramos importante que estés enterado de los daños causados por los
rayos del sol.

La doctora María Mercedes Saravia, menciona algunas de las consecuencias al no tener
las debidas precauciones. Algunos daños en la piel son: quemaduras solares, bronceado
y envejecimiento prematuro. Como efecto crónico encontramos, cánceres de piel no
melánicos y melanoma maligno, este último de peor pronóstico y mayor mortalidad.
Por otro lado, los efectos en los ojos pueden ser: Fotoqueratitis, fotoconjuntivitis, inflamación en córnea y conjuntiva secundaria a exposición solar. Por último, respecto al
sistema inmunológico la exposición solar puede causar: predisposición a contraer infecciones y menor efecto de las vacunas.

Así que disfruta lo más que puedas del verano, pero tomando en consideración los consejos que los doctores, Julio Suárez, Kevin Mendoza y Mercedes Saravia, otorgan a continuación:
• Evita exponerte al sol de manera directa.
• Aplícate bloqueador solar cada dos horas, si estás en contacto directo con el sol. Preferiblemente si es de amplio espectro con factor de protección FPS de 15 o mayor.
• Mantente hidratado, procura beber de tres litros de agua en adelante.
• Procura no broncearte, es dañino para tu piel. Al hacerlo alteras el tejido epidérmico, predisponiéndote no solo a quemaduras sino también a consecuencias crónicas irreversibles.
• Previene los choques de calor, hidratándote bien y con una alimentación balanceada.
• El consumo excesivo de alcohol te causará un estado de mayor deshidratación,
lo que puede tener represalias severas en climas cálidos.
• ¡Ponte, úntate, colócate y usa! La camiseta, el bloqueador solar, un sombrero de ala ancha y lentes de sol.
• Utiliza ropa liviana y fresca, preferiblemente de algodón.
• Si viajas a una región calurosa en tu vehículo, no lo hagas con los vidrios subidos,
esto causará sudoración y deshidratación.
• Evita infección consumiendo agua hervida o embotellada.

PROTEGE A LOS MÁS PEQUEÑOS
Los niños son los más vulnerables ante los efectos del sol, especialmente los menores
de seis meses, ya que su piel es muy sensible y no se ha cubierto plenamente de melania,
que es el pigmento de coloración a la piel y los protege. A esta edad sufren quemaduras
y deshidratación con mucha facilidad.

*Fuentes: María Mercedes Saravia Cano, pediatra. / Facebook: Clínicas para niños/Dra Mercedes Saravia / Website: www.dramercypediatria.com
• Julio Estuardo Suárez, pediatra / Profesor de Pediatría Materno Infantil Juan Pablo II. • Kevin Mendoza, especialista en Investigación Científica.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.