Daniel Ricciardo a través de sus tatuajes

 

AFP – Tatuajes más o menos tradicionales, un gesto de amor hacia sus padres o un “3”, su número de carrera: el piloto de la Fórmula 1, Daniel Ricciardo (Red Bull), ha hablado con la AFP de sus tatuajes y de qué significado tienen para él.

Fuentes de inspiración

– “Siempre me he interesado por los tatuajes por medio de mis aficiones, como el punk rock, el motocross y los deportes extremos. Muchos de esos chicos tenían tatuajes, muy de la vieja escuela. Me comenzó a gustar eso porque la gente a la que admiraba los llevaban. Dicho esto, me daba miedo porque no me gustan las agujas, así que me decía que nunca me haría tatuajes por el dolor”.

El primer tatuaje

– “En 2013 me hice mi primer tatuaje. Me lo pensé durante mucho tiempo. Era un momento importante en mi carrera, estaba a punto de tener un sitio en Red Bull. Eso podía cambiar mi vida, así que me dije que había que hacer algo con un estilo que me gustara pero que tuviera un sentido en mi trayectoria. Así que elegí un barco navegando por el mundo y un faro, que representa mi casa. Aunque viajo mucho, conservo mi casa, mi familia y mis amigos en el corazón. También está el mensaje ‘no regrets, only memories’ (no lamentos, solo recuerdos). Quería decir con ello: éste es el camino que he elegido, ahora que he llegado tan lejos hay que ir hasta el final pero también conseguir algo, recuerdos, aprovechar esta experiencia. Ese tatuaje tiene un significado. Los siguientes, no necesariamente. Siendo sincero, ¡con algunos es solo que me gustaba su aspecto!”.

Los siguientes

– “Pensaba que si el primero era lo suficientemente grande, ya no querría más, pero eso no duró… Ahora tengo ocho, creo, y sé que me haré más. Cuando comienzas, ¡ya no paras! (…) Ahora, si me gusta un artista, le doy mi idea y confío en él para que realice algo que me guste. Cuantos más tatuajes tienes, menos exigente eres. Para el primero todo tiene que ser perfecto. Ahora me digo únicamente que parece lo suficientemente bien (risas)”.

‘Mum and Papa’

– “Uno de mis tatuajes más recientes es la inscripción ‘Mum and Papa’ (Mamá y Papá). Cuando comienzas a crecer estás muy cerca de tus padres, luego llegas a la edad en que quieres irte de casa para estar con tus amigos, pero luego vuelves. Envejeces y comienzas a querer pasar más tiempo con ellos. Estoy en ese punto en el que no veo a mis padres a menudo, pero me encanta pasar tiempo con ellos y quería un tatuaje para ellos. A ellos no les gustan todos, ¡pero ese al menos les tiene que gustar! (risas)”.

Tatuajes y viajes

– “Me parecía simpático hacerme tatuajes cuando viajo y en las ciudades que me gustan. Me hice un águila en Austin (Texas), por ejemplo. Me gustaba, ese símbolo tan estadounidense, en una ciudad estadounidense que amo. Ese águila no tiene realmente un significado, es más bien un recuerdo de mis experiencias allí. Me hice tatuajes en Perth (su ciudad de origen), en Canadá, en Estados Unidos, en Inglaterra, en San Francisco…”

Dolor

– “Para algunos tatuajes han hecho falta cuatro o cinco horas. Eso es doloroso. El lado positivo, cuando terminas, es el sentimiento de satisfacción de haber superado algo difícil. Hay un sentimiento de éxito cuando terminas un tatuaje, te da ganas de hacerte más, aunque te haya hecho mucho daño”.

Mostrar los tatuajes

“La consideración de los tatuajes ha cambiado desde que me hice el primero. Están aceptados. En 2013, creo que Lewis (Hamilton) era el otro único piloto tatuado, con Fernando (Alonso) quizás, pero no lo muestra. Acababa de entrar en un gran equipo y no quería hacer pensar que iba a cambiar. Hoy es casi raro no tener un tatuaje. Estoy cómodo conmigo mismo, con mi lugar en este deporte, así que si la gente quiere verlos, que los vean. Además, esconderlos es a veces muy estresante”.

© Agence France-Presse
No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.