¡La boda nos está volviendo locos!

pareja pensando sobre cuentas

Por: Ana Lucía Castillo

Son demasiados los detalles por resolver para tener todo preparado para la boda y los desacuerdos se hacen más constantes. No desesperen, les ayudaremos.

Probablemente ya han tenido varias discusiones alrededor del tema de la boda, sobre cuánto deberían gastar, dónde desean que se lleve a cabo, a quiénes incluirán en la lista de invitados, dónde irán a vivir, entre otros detalles, y en algunos de estos temas aún no han encontrado un consenso para finalmente tomar una decisión.

Y las personas que se encuentran alrededor de ustedes, a pesar que lo único que desean es ayudar y apoyarlos, pueden complicar más la situación.

El lograr establecer acuerdos depende en parte de la relación y comunicación que hayan tenido durante el noviazgo. Para estos desacuerdos es importante, “hablarlo a solas, quizá en una cita ya planeada para dicho asunto.

Es ideal que cada uno lleve escrito en alguna hoja lo que necesitan, qué es todo aquello importante que no se pueden privar, y lo que desean, que son cosas que podemos negociar pero que no son necesarias. El objetivo es poder cubrir primero lo necesario”, sugiere  la psicóloga familiar, Irene Piedrasanta.

¿Y los padres?

La situación puede llegar a ser más complicada cuando los padres están involucrados en la discusión. La psicóloga Gabriela Salazar recomienda, “reunir ambas familias para que discutan acerca de las decisiones que la pareja debe tomar, sin embargo, los novios deben dejar en claro que las sugerencias de sus padres son importantes para ellos, y que las tomarán en cuenta a la hora de decidir sobre su nueva vida, pero que si esto no llegara a ocurrir que no es un asunto que debe lastimarlos a ellos como padres, ya que ellos tomarán decisiones que gusten a ambos y que lo que desean es empezar su propio estilo ahora que empiezan una nueva familia”. Ambas expertas consideran de suma importancia demostrar siempre gratitud y entendimiento hacia los padres para que ellos se sientan valorados.

En casos muy puntuales y con temas más delicados, por ejemplo, la diferencia de ideologías entre familias, que se puede hacer notar al cuestionarse sobre incluir bebidas alcohólicas, si es correcto hacer una fiesta, ya sea la familia del novio o novia no están de acuerdo con estos aspectos.

¿Qué hacer?

Lo primero es saber qué desean para la boda y luego comunicarlo a los padres de una manera directa, sincera y respetuosa. “Cada novio conoce a sus padres, por lo que éste debe guiar el diálogo, y buscar el momento adecuado. Lo que se trata es que la pareja viva ese día como han pensado”, añade Piedrasanta.

Otro caso frecuente es, cuando los padres deciden pagar la boda, ¿quién tiene la decisión final? El deseo de querer apoyar a los novios con los costos del evento no denota que las familias tengan el control de la organización, es importante que se compartan sugerencias de los padres y de la pareja, pero dejando muy en claro que las decisiones finales serán de los novios.

Salazar sugiere una dinámica para hacer este proceso más ameno y que todos se sientan involucrados, creando un buzón de sugerencias, donde todos los miembros de la familia y personas cercanas, depositen ideas para la boda, y luego discutirlas en pareja.

La clave para enfrentar cada situación es la comunicación, pero más importante el ser asertivo al momento de transmitir lo que siento y lo que pienso.  Como pareja deben tomar en cuenta que la otra persona es un ser completamente diferente a tí, que piensa, siente y percibe el mundo a su manera.

Útiles consejos por parte de las expertas.

A los novios

  • Antes de comenzar deben establecer una idea general para tema de su boda.
  • Disfruten el proceso y elijan sus batallas, porque este camino solo lo recorrerán juntos una vez en la vida.
  • Pasar tiempo de pareja.
  • Tener un buzón de sugerencias.
  • Hagan una lista de todo lo que tienen en mente, y vayan tachando todo aquello que se va concretando. Prioricen las necesidades y dejen de último los gustos.
  • No olviden que esta celebración no es solo de ustedes, sino de sus padres también quienes tienen la ilusión desde que eran pequeños.
  • No se frustren si las cosas no salen como imaginaron, muchas veces las expectativas son más grandes que la realidad.
  • El día de la boda dedíquense a disfrutar; y a guardar momentos para toda la vida.

A los padres

  • Sean un apoyo incondicional para sus hijos, su acompañamiento es importante.
  • No olviden que esta es la boda de sus hijos, en el camino se está construyendo sus sueños.
  • Si puede y quiere apoyar a sus hijos económicamente, hágalo de manera incondicional, pero, con limite en el monto.
  • Respete las decisiones de sus hijos y confíe en ellos. Ya su labor formativa está hecha.
  • Procure tener una buena relación con su nuera o yerno, a partir de ahora, él o ella forman parte de su familia.
  • Cuando no esté de acuerdo con algo, busque dialogar, lo cual no garantiza su complacencia, pero lima asperezas y evita confrontaciones.
  • Recuérdese que los preparativos deben de ser del agrado de los novios.
  • Disfrute el camino junto a ellos, construyan momentos, y recuérdense que este evento solo lo vivirán una vez en la vida… así que, gócenlo.

 

*Fuente: Irene Piedrasanta Abud, psicóloga familiar con especialidad en logoterapia y terapeuta conyugal, 7ª calle final zona 11, Club Majadas, 2473-7339 / Gabriela Salazar, psicóloga

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.