“Vencí al cáncer y ahora disfruto de cada momento”

Sobreviviente cáncer mama

Patricia Garzaro Yee tenía 43 años cuando su vida cambió radicalmente a causa del diagnóstico que confirmaba el padecimiento de cáncer de mama.

Ana  Lucía Castillo

El año previo a recibir la noticia, Patricia se sentía muy enferma y cansada, se encontraba en una etapa de negación, como ella misma lo describe. “Yo decía yo no tengo nada, Dios me va a sanar”.

El tiempo pasó y un jueves el dolor se volvió insoportable, por sugerencia de una amiga, visita al oncólogo, quien sugiere hacer varios exámenes, el viernes de la siguiente semana, Patricia comienza con la quimioterapia para tratar el cáncer de mama, el cual se encontraba en etapa cuatro.

“La doctora que me atendió me decía que  como me había dejado que llegara hasta esta etapa, no entendía cómo una persona que ha estudiado, que tiene las posibilidades de acceso a la información fácilmente había llegado hasta este momento”, comparte Patricia. El panorama para ella no era muy favorable, la posibilidad de sobrevivencia era muy baja. “Creo que yo  nunca oí eso, en ese momento yo quería vivir, y me dije, voy a estar acá y necesito vivir”, añade.

En el plazo de una semana, la vida de Patricia había cambiado. Con la quimioterapia tuvo que cortarse el cabello, y en un día de mucho calor decide bañarse, y al lavarlo  ve grandes cantidades de pelo en su mano y en el suelo, así que  decide raparse.  “Yo usaba el pelo largo y me encantaba ir al salón, y fue horrible perder mi cabello, porque la mitad del pelo se me cayó, entonces en ese momento fui al salón y me rapé, y usé solo turbantes”.

El salón de belleza lo reemplazó con clases de maquillaje, así que su nuevo estilo consistía en turbantes de todos los colores para dar armonía a su vestuario, aretes largos y bien maquillada.

Sobreviviente Cáncer de mama
Patricia Garzaro Yee

En estos momentos tan duros para ella, encuentra ángeles que le dan su apoyo, amigos, familia, los doctores e incluso la comprensión en su nuevo trabajo. Pero aun así, existían esos momentos de dolor, tristeza y miedo. “Hay que reconocer que hay un ciclo de momentos, habrá cuando me siento triste, media hora que estoy contenta, y a veces me estoy carcajeando”. Unirse a un grupo de apoyo, leer libros y salir con personas positivas fueron factores que le ayudaron a mejorar su ánimo.

Sin embargo, Patricia debía enfrentar una prueba más, luego de recibir cuatro ciclos de quimioterapia, enfrentó una mastectomía radical, perdiendo su mama derecha. “Yo lloraba cuando me estaba bañando. Cuando me quitaron la mama no me vi, me veo al día siguiente y dije, ¡esto apesta, esto apesta! Cuando se me zafaron los puntos fui al doctor, quien me sugirió ir a hablar con una psicóloga y le dije sí, sí quería ayuda”.

Cinco años después de haber enfrentado esta dura prueba, Patricia tiene otra visión de lo que desea de su vida, “Lo que antes era importante, ya no es importante, ahora es mi espíritu, las relaciones sanas, disfrutar cada momento, no escarbar en el pasado, es aquí y ahora, hagamos lo mejor que podamos en este momento”, concluye.

Consejos de Patricia a todas las mujeres

  • Previene. Chequearte constantemente puede salvar tu vida.
  • Todos somos diferentes. No busques información en internet, cada caso es distinto, cada persona tendrá diferentes síntomas.
  • Todos somos vulnerables. El cáncer no duele y no avisa, no existe una fórmula que te vuelva inmune a padecerlo.
  • Busca ayuda. participa en grupos de apoyo, encuentra la ayuda que necesitas o sé ese testimonio que le dé esperanza a alguien más.
  • La vida es hoy. Disfruta de las pequeñas cosas, de los momentos con las personas importantes en tu vida.
No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.